¿El vino engorda?

La pregunta del millón: ¿el vino engorda? A quién no le gusta el vino, no solo para beberlo sino también para hacer platos exquisitos el vino es delicioso. Un estudio confirma que un vino tinto contiene las mismas calorías que dos galletas de chocolate.

Los hidratos y las grasas son lo primero que eliminamos en nuestra dieta si queremos intentar bajar de peso. Pero ¿Y las bebidas alcohólicas? Mucha gente se conforma y limita su ingesta alcohólica a dos o tres vasos a la semana, sin saber que están cometiendo un gran error.

¿El vino engorda?

Características del vino

Según varias investigaciones, una copa de vino contiene unas 178 calorías, equivalente a unas cuantas galletas de chocolate. También nos recuerdan que el consumo de alcohol supone el 10 por ciento de la ingesta de calorías de una persona promedio, justo después de las grasas en nuestra pirámide alimenticia según los especialistas. Pero como la mayoría de las cosas que ingerimos, se puede eliminar de nuestro organismo. Nada más necesitas un paseo energético de unos 30 min.

Hoy en día sabemos que el vino (excepto el vino dulce por su alto contenido de azúcar) y especialmente el tinto, es muy efectivo para hacer al organismo más sensible a la insulina, evitando que ésta llegue niveles elevados, favoreciendo el adelgazamiento al activar la lipoproteína lipasa, responsable de convertir en energía las grasas acumuladas en nuestro cuerpo.

Los doctores y científicos comentan que siempre es un buen momento para dejar de consumir alcohol, o al menos hacerlo en pequeñas cantidades para matar ese antojo que a todos nos da en cualquier momento. Puedes hacerlo en vasos más pequeños o diluidos en agua.

Hay otros estudios donde difieren en este análisis, comentando que el vino te ayuda incluso en pocas cantidades a bajar de peso.

Se realizó un experimento que al ser sometidos a una misma dieta un grupo de individuos, se pudo comprobar, reiteradamente, que los que incorporaban el vino habitualmente en su dieta perdían más peso y más rápidamente que los demás. El médico neoyorquino encargado de realizarlo, si bien había demostrado empíricamente el resultado, manifestaba ignorar el motivo de este fenómeno, limitándose a registrarlo.

En cuanto al aumento de la circunferencia abdominal, los hombres que tomaban habitualmente bebidas alcohólicas mostraron una disminución, mientras que en las mujeres su circunferencia de la cintura solo disminuyó en las que habían tomado vino asiduamente (al menos 5 veces por semana).

Estos análisis fueron confirmados por los del estudio realizado por Loren Cordain y sus colegas de la universidad de Colorado. En este experimento le añadieron dos vasos de vino durante seis semanas a la dieta de un grupo de personas. En la conclusión de su informe manifestaron los investigadores que “el consumo de dos vasos de vino por día no ha tenido ninguna influencia adversa sobre el peso corporal ni sobre el desarrollo de la obesidad”.

Vino

En aquellos participantes que consumían más de seis vasos de vino a la semana la relación cintura/cadera resultó ser casi la mitad que la de los que no consumían nada, mientras que esta misma relación en los que tomaban también más de seis bebidas, pero no de vino era un 40% superior a la de los abstemios.

En conclusión, hay muchos análisis y estudios acerca de este tema. La idea es disfrutar el vino, pero moderadamente y pocos vasos a la semana, incluso tratar de no consumirlo; pero de vez en cuando no estaría mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *