¿La harina engorda?

En muchas ocasiones, cuando planeamos entrar en un régimen alimenticio, ya sea porque queremos mejorar nuestro aspecto físico o porque buscamos mejorar nuestra alimentación, se nos ha presentado una gran duda ¿engordamos al comer alimentos a base de harina? Como por ejemplo el pan y la pasta.

Esto se debe analizar correctamente y entender algo importante. Si queremos tener una alimentación acorde a nuestros requerimientos calóricos, que sea sana y natural, es vital prestar atención a la calidad y la cantidad del alimento que consumimos.

¿La harina engorda?

La comida que consumimos nos aporta principalmente dos cosas: nutrientes y energía. Esta última se traduce en cuántas calorías nos aporta el alimento. Es relativamente fácil saber esto, si nos estamos comiendo un plato de pasta, éste probablemente tendrá principalmente carbohidratos. Algo importante a destacar, es que los carbohidratos aportan muchas calorías.

Si consumimos muchos carbohidratos al día pero no hacemos casi actividad física, la consecuencia es clara, nuestro cuerpo empecerá a almacenar el excedente. ¿Y cómo hace esto?, te preguntarás. Pues almacenando todos los excedentes en forma de grasa.

Los distintos tipos de harina aportan diferentes cantidades de calorías, por lo tanto, podemos decir que algunas engordan más que otras. Por ejemplo: 100 gramos de harina de maíz aportan 381 calorías, mientras que 100 gramos de harina de trigo te aportan 364 calorías. Por su parte, la harina de sésamo contiene alrededor de 340 calorías. Esta diferencia la podemos aprovechar jugando con los distintos tipos de harina al momento de cocinar.

Todo en exceso es perjudicial para la salud, por lo que consumir grandes cantidades del mismo alimento, puede hacernos engordar. Así que la respuesta está en cuidar las porciones.

¿La harina refinada engorda?

Algo que pocos conocen es que el proceso de refinación de la harina se realiza con el uso de aditivos químicos como el óxido de cloro (con el objetivo de blanquear la harina). El uso de este compuesto en nuestros alimentos se puede considerar como venenoso debido a que es conocido por producir toxinas que contribuyen con la obesidad y diabetes. Posiblemente esto se deba a que causa serios daños al páncreas (como se hace en ratones de laboratorio no está comprobado en humanos).

Además puede causar problemas digestivos, interfiriendo con la absorción de nutrientes de otros alimentos, también causan sensación de hinchazón y, al absorberse tan apresuradamente, genera altos picos de glucosa en sangre, lo que conlleva a una gran consecuencia: cuando estos picos de glucosa descienden en el organismo nos causa hambre antes de tiempo, lo que nos lleva a comer más de lo que deberíamos.

Comer harinas es parte de nuestro día a día y muchas veces están son refinadas sin que lo sepamos. En principio no debería haber mucho problema, pero si la ingerimos en exceso, podemos asegurarte que sí engordará.

Harina

¿La harina integral engorda?

Una de las principales diferencias entre la harina refinada y la integral es que la integral mantiene intacta algunas de sus propiedades alimenticias. Esto hace que tenga menos calorías y sea menos dañina para la salud.

Por lo que si hay que decir si engorda, la respuesta es que sí, al igual que todo en exceso. Sin embargo podrás comer más a menudo esta harina sin tener que preocuparte tanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *