¿Los embutidos engordan?

Los embutidos son alimentos muy consumidos, y se encuentran elaborados a partir de carne picada mezclada con distintas especias. Vienen dentro de tripa animal o sintética comestible, existiendo en la actualidad muchos tipos.

El contenido en grasa que tienen es innegable, pero qué tanto afectan a nuestro peso puede depender del origen animal y que tan magras sean sus carnes. Por lo tanto, para hablar acerca de sí los embutidos engordan, primero tenemos que analizar sus características.

El embutido engorda

Los embutidos, características y su impacto en la nutrición

Los embutidos no son un invento de nuestro tiempo contemporáneo, ya que en siglo IX a.C. el famoso Homero hizo referencia al consumo de morcillas, en la Odisea Homero, en la cual nombra a la tripa rellena con sangre y grasa, esta podía asarse al fuego. Este es por tanto uno de los relatos con mayor antigüedad que tenemos haciendo referencia de un embutido. También hay que decir que con el desarrollo de las nuevas tecnologías la elaboración ha ido cambiando poco a poco, adaptándose a las diferentes generaciones.

Se suelen dividir en crudos y escaldados. Los crudos pueden ir adobados, secados y ahumados. Los escaldados van picados y después pasan por agua a una temperatura de unos 80ºC, una temperatura cercana para hacer ebullición, pero no suficiente para que exista una cocción normal, se podría decir que van semi-cocidos. Ambos procedimientos ayudan a conservar los embutidos por un buen tiempo. El sabor lo aporta la carne junto con ahumar o adobarla, además de las especies usadas.

La carne que se utiliza puede ser ya sea de vaca, cerdo, vísceras, etc. Posteriormente pasarán al proceso ya sea de picado o curación.

Entre las ventajas y desventajas de los embutidos, mencionaremos antes las desventajas, que suelen ser más en comparación con las ventajas. La primera de estas desventajas suele ser su gran contenido en grasa, ya que en la preparación no solo se incluye carne sino también tejido graso animal. Los embutidos con más grasa tienen gotas o áreas de pigmento blanco entre la carne.

https://www.youtube.com/watch?v=DdWnPw5fh54

Otro punto de desventaja es su gran cantidad de sodio debido a sus condimentos, lo cual juega en contra para las personas hipertensas. Las ventajas serian solamente su contenido en proteínas, lo que dependerá de cuánta carne tengan y de donde provienen.

¿Engorda el embutido?

Los embutidos pueden tener efectos desfavorables en nuestro peso. La razón es por su gran contenido graso, que ya mencionamos. En la pirámide de los embutidos están el chorizo, paté y salchicha, como los que debemos consumir lo menos que podamos, o mejor dicho los más dañinos. Intermediamente están el paté light y salchicha light y jamón serrano, y finalmente entre los que puedes consumir con una mayor frecuencia encontramos el jamón cocido magro, pastrón, lomito ahumado y paleta.

Recientemente la OMS catalogó a los embutidos y carnes procesadas como componentes cancerígenos, lo cual fue una alerta para toda la población, instando a consumir este tipo de alimentos lo menos que puedan. El cáncer de colon es el que más prevalencia tiene debido a estos productos, e incluso es de los más mortales luego del pulmonar y cáncer de mama. Además de este cáncer, no quedan descartados otros cánceres, como el gástrico, esofágico, etc.

En muchos países se come un platillo muy famoso llamado fiambre, cuya preparación varía de país en país, pero tiene algo en común y es su abundancia de embutidos; debido a que se utilizan diferentes tipos de jamones, salchichas y chorizos, las grasas contenidas en estos embutidos nos llevan a la conclusión de que el fiambre engorda cuando se consume de manera frecuente y sin moderación.

Embutido

El alto contenido de calcio en los embutidos también facilita que retengamos líquidos y pasemos a un estado edematoso o hinchado. Esto generalmente pasa en nuestras piernas y abdomen, debido a la gravedad. Queramos o no, un estado así nos hace lucir con mayor peso, y por ende más gordos. Con el anterior edema viene un aumento de la presión arterial, que daña nuestros vasos sanguíneos y órganos como cerebro, corazón, hígado, ojos, entre otros. Quedan prohibidos los embutidos para personas que ya tengan en estado de hipertensión diagnosticado.

El freírlos en aceite u otro tipo de grasa hará que sean alimentos con un contenido de grasa mayor al que de por sí ya traen, por lo que se debe evitar a toda costa este tipo de preparaciones con embutidos si se sigue una dieta saludable.

Los embutidos sí engordan, cuando se eligen los incorrectos y comiéndolos en exceso. Una ingesta descontrolada hará que los kilos de peso vayan en aumento. Los embutidos con carne magra, como los de pavo, son los más recomendados, debido a que esta carne no posee tanta grasa y la carne al ser más abundante nos brindará un mayor contenido en proteínas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *