La Moringa

La vida en el planeta no sería posible si no existieran las plantas, que son la fuente principal de producción de oxígeno. Pero además, sirven de alimento y muchas de ellas son verdaderos laboratorios, llenos de complejas sustancias naturales que el hombre ha utilizado desde tiempos pasados para la cura de una gran variedad de patologías.

Los diversos climas en el planeta han hecho posible el crecimiento de una extensa variedad de plantas, encontrándose una gran diversidad de estas especialmente en el trópico.

Moringa
Moringa

En este contexto, un árbol que ha recibido especial atención en los últimos años y que su utilización se remonta a 2000 a.C, es el llamado Moringa, cuyas partes (hojas, corteza, semillas, flores, tubérculos, raíces y vainas maduras) todas son comestibles.

El árbol de Moringa ( marango, moringa, resedá, árbol de rábano, árbol de la baqueta, ángela, árbol de los espárragos, árbol de las perlas, árbol “ben”, árbol de la vida y árbol de los milagros) cuyo nombre científico en género y especie es Moringa oleífera, es originario del Himalaya, con trece especies distribuidas en Madagascar, la India y África.

En el conocimiento ancestral de la medicina tradicional india y africana , la Moringa oleífera se usó durante milenios para la cura de la diabetes y la hipertensión arterial.

Principios activos de la Moringa

Varios de los compuestos identificados pueden considerarse útiles tanto en la nutrición como en la salud humana. Por ejemplo, el 4-(4′-O-acetil-α-L-ramnopiranosiloxi)-isotiocianato de bencilo, el4-(α-L-ramnopiranosiloxi)-isotiocianato de bencilo, el isotiocianato de bencilo y el 4-(α-L-ramnopiranosiloxi)-glucosinolato de bencilo presentan actividad anticancerígena, hipotensiva y antibacteriana.

Estudios realizados reportan la baja en el azúcar en ratas con diabetes inducida, en este estudio se concluye de 50 gramos de Moringa en polvo espolvoreados en la comida de las mismas, provocó una disminución del azúcar en sangre hasta en un 21% en comparación con las ratas control.

Los resultados resultaron aún mejores al probar 8 gramos de polvo de Moringa en pacientes diabéticos, encontrando una disminución de azúcar en la sangre hasta en un 28%.

Si se habla del colesterol, el estudio aplicado a varios pacientes con padecimiento de colesterol alto, reportó una baja del 15% luego de 40 días de suministro de Moringa en sus comidas.

Estudios posteriores separaron los fitoquímicos encontrados en el extracto de la hoja de Moringa responsables de los resultados positivos en los casos de diabetes e hipertensión, siendo los siguientes: tiocarbamato, dos carbamatos, un fenil glucósido β-sitosterol y el p-hidroxibenzoato de metilo.

Plantar Moringa en casa

Todos quieren tener una fábrica de medicinas en casa y si esta está compactada en una planta, mucho mejor.

La temperatura ideal para la Moringa es de 22 a 35ºC (es de clima tropical). Para cultivar Moringa en casa se necesitan las semillas o también se pueden usar los esquejes (cortar una rama sana de la planta y colocarla en la tierra húmeda).

La planta de la Moringa prefiere suelos con un buen drenaje, los suelos deben tener un buen drenaje y materia orgánica para su abono.

Beneficios aportados por el consumo de Moringa

Desde tiempos ancestrales en la India y África los usos terapéuticos de todas las partes de la Moringa, las hojas, frutos, raíces y semillas de la Moringa son aprovechados para combatir: anemia, ansiedad, asma, ataques de parálisis, bronquitis, catarro, cólera, congestión del pecho, conjuntivitis, deficiencia de esperma, déficit de leche en madres lactantes, diabetes, diarrea, disfunción eréctil, dolor en las articulaciones, dolores de cabeza, dolor de garganta, escorbuto, esguince, espinillas, falta de deseo sexual femenino, fiebre, gonorrea, hinchazón glandular, hipertensión arterial, histeria, impurezas en la sangre, infecciones cutáneas, llagas, malaria, otitis, parasitismo intestinal, picaduras venenosas, problemas de la vejiga y la próstata, soriasis, trastornos respiratorios, tos, tuberculosis, tumores abdominales, úlceras, entre otras enfermedades.

Pero muchas de estas propiedades aún están por comprobarse en los laboratorios, por lo que hay que tener mucho cuidado en su consumo.

Recientes estudios sobre el uso de Moringa oleífera para el control de diversas infecciones provocadas por microorganismos, han demostrado su capacidad antibacteriana. Los resultados positivos se consiguieron con el extracto de la semilla de Moringa, logrando actuar sobre las bacterias causantes de la fiebre tifoidea, el cólera y la gastroenteritis.

Los resultados obtenidos en estudios realizados a partir de frutos de Moringa oleífera, revelan que los extractos hidroalcohólicos tienen efectos positivos sobre el citocromo hepático y pueden ser usados para la prevención de enfermedades carcinogénicas.

También se ha estudiado que, las diferentes partes de Moringa oleífera están cargadas con más de 40 compuestos (compuestos fenólicos como el kaempferol y los ácidos gálico y elágico) con actividad antioxidante.

Varios estudios in vitro demostraron que los extractos de hojas, frutos y semillas de moringa, debido a sus propiedades antioxidantes, resguardan las células vivas del daño oxidativo del ADN asociado con el envejecimiento, el cáncer y las enfermedades degenerativas.

Es bien sabido alto contenido de fenoles, vitaminas, ácidos grasos omega 3, aminoácidos, glutatión, esteroles e isocianatos, los extractos de las raíces y de las semillas de Moringa que actúan directa o indirectamente en la protección contra enfermedades inflamatorias. Estudios han comprobado el efecto protector de los extractos de semillas contra diferentes condiciones patológicas inflamatorias, incluyendo el alivio de inflamaciones bronquiales como el asma.

Se ha podido evidenciar en el laboratorio la capacidad que tienen las hojas de Moringa al contener fitoquímicos que logran controlar enfermedades como la diabetes, la hipertensión y disfunciones del sistema endocrino (trastornos de la tiroides).

En resumen, la Moringa es una planta súper completa en cuanto a componentes químicos capaces no sólo de alimentar a quien la consume, sino también de curar varias patologías.

Contraindicaciones del uso de Moringa

El uso de la Moringa desde tiempos ancestrales, como alimento o uso medicinal sin que se reportara ninguna contraindicación, podría ser tomado como aval suficiente para ser usada seguramente.

Pero evidentemente para dar esa recomendación se necesita el aval científico, afortunadamente la mayoría de las pruebas confirman los elevados márgenes de seguridad de los extractos de semillas y otras partes de la planta, siendo su uso demostrado y seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *