¿Las costillas engordan?

Las costillas son un corte especial del animal, diferente a la chuleta. Contiene las partes óseas del tórax, a veces con pleura y cartílago incluidos. Las costillas ofrecen un conjunto de hueso y carne que a las personas les resulta delicioso, por lo que usualmente suele cocinarse todo junto. La cantidad de recetas que pueden prepararse con las costillas de cerdo es infinita: van desde asados a la barbacoa, pasando por marinados e incluso ahumadas, y suelen servirse solas, sin acompañamiento. Sin embargo, existen preparaciones como estofados donde si actúan como acompañante de otro palto principal.

Muchas personas se preguntan si las costillas engordan, y en esta oportunidad te daremos la respuesta.

¿Las costillas engordan?

¿Las costillas de ternera engordan?

La segunda pregunta más frecuente luego de si las costillas de cerdo engordan es esta. Primero, veamos en qué se diferencia una costilla de cerdo de una de ternera, para poder analizar si engordan y cuál puede hacerte engordar más que la otra.

Las costillas de ternera, conocidas en Latinoamérica como costillas de res, son cortes de la carne de vacuno, ya sean una vaca, un buey o una ternera. En él, se incluye la parte superior de una costilla del bovino, y la carne que rodea al hueso por todas sus caras. La sección del costal utilizada en el corte va desde la sexta hasta la decimosegunda costilla.

¿Qué corte engorda más?

La comparación se vuelve interesante en este punto. Ambas costillas son uno de los placeres culpables de muchas personas. Sin embargo, ambas pueden hacerte engordar, debido a su alto contenido en grasa.

Costillas de cerdo

100 gramos de costillas de cerdo contienen 21.51 g de grasa, un nivel más alto que el de las costillas de ternera. Sin embargo, poseen apenas 7.8 g de grasas saturadas y apenas 0.188 g de grasas trans, niveles menores que las costillas de res.

Como aporte calórico, las costillas de cerdo cuentan con 286 calorías, un poco menos que las costillas de res. Además, poseen 94 mg de sodio y 23.01 mg de proteína, menos que lo que contienen las costillas de ternera.

Costillas de ternera

Por su parte, 100 g de costillas de ternera cuentan con 20.55 gramos de grasa. Esta porción posee 9 g de grasas saturadas y 1.3 gramos de grasas tras, niveles indiscutiblemente mayores que los de las costillas de cerdo.

Aporta 296 calorías y posee 65 mg de sodio. Además, esta cantidad de costillas de ternera contiene 27.69 g de proteína.

Una cosa que es importante resaltar es que los platos de costillas a menudo se acompañan de aderezos como salsas. Por ello es probable que te pueda interesar también conocer si la salsa barbacoa engorda o no, ya que es un factor que influirá también en si un plato de costillas es bueno para tu dieta o no.

Costillas

Sin importar el tipo de costillas que decidas comer, cómo las cocines o con qué las acompañes, debes tener en cuenta que estás consumiendo un alimento rico en grasa. En muchos casos, la salsa utilizada para marinar las costillas contendrá, además, altos niveles de grasas, azúcar y sodio. Esto no quiere decir que debes dejar de comerlas, pero debes disfrutarlas con moderación, como ocurre con otros alimentos como el chocolate, los pasteles, las carnes rojas e incluso las frutas. Además, recuerda acompañar tu dieta balanceada con una buena rutina de ejercicios, para mantenerte siempre saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *