La Maca

Las comunidades indígenas albergan en su cultura mucha información acerca de los alimentos y sus propiedades. Ellos debieron aprender a cultivar cientos de especies vegetales para poder sobrevivir y con el pasar del tiempo entendieron cuáles eran sus beneficios para la salud y también sus aportes medicinales. Esto fue posible gracias a la gran diversidad biológica y climática, existente en la época, aunada a las técnicas limpias de cultivo que no contaminan ni el ambiente, ni la cosecha.

A una altura entre 3.800 y 4.300 metros sobre el nivel del mar, en los Andes centrales de Perú, se cosecha desde el año 1.600 a.C una planta herbácea llamada en lengua Quechua Maca (maca, maka, maino, ayak chichita, ayak willku), cuyo nombre científico en género y especie es Lepidium meyenii. Posee un tallo corto, hojas en forma de roseta, flores agrupadas en racimo cuyo color es verde claro y una raíz globosa (a simple vista parecida a un rábano).

La Maca
La Maca

Esta planta cultivada durante siglos y escondida en las montañas de Los Andes peruanos, fue y sigue siendo alimento privilegiado entre los pobladores de la zona, no solo por sus propiedades alimenticias, sino también por las propiedades medicinales que brinda.

Considerando que la raíz en una planta es la parte por donde entra a ella, no solo el agua que está en la tierra, sino también los minerales que se encuentran allí, podríamos decir que la raíz de la Maca ha concentrado todos sus poderes en su estructura de forma abultada (tubérculo).

La raíz de Maca puede presentar varias tonalidades desde amarillo claro, marrón, negro, color rojo o combinar varias tonalidades en la misma raíz, esto dependiendo de los minerales de la tierra donde es cultivada.

Diversos fueron los usos dados por los indios del Perú a la raíz de la Maca, ya que cuando iban al combate se creía que su vitalidad y fuerza física aumentaba si la consumían. También la Maca fue usada como afrodisíaco y como hierba para curar enfermedades.

Cultivo de la planta de Maca

Se debe recordar que la Meca es una planta que crece a una altura entre 3.800 y 4.800 metros. A estas alturas la vegetación no es muy abundante, el aire contiene poco oxígeno, los rayos solares y vientos son muy fuertes.

El cultivo se realiza a través de semillas, que son esparcidas en los campos. Una vez que se recolectan las raíces de Meca, se dejan secar al sol por dos meses, dando como resultado un cambio en el sabor de la raíz que pasa de un sabor amargo-picante a otro acaramelado, debido a la concentración de los azúcares.

Componentes químicos de la Maca

Entre los componentes fotoquímicos de este tubérculo se encuentran altos niveles de carbohidratos (glucosa y fructosa), calcio, zinc, potasio, fósforo, hierro, antioxidantes y vitaminas.

También cuenta con ácidos grasos esenciales como linoleico y el oleico, flavonoides y saponinas.

Beneficios del consumo de Maca

Este tubérculo tiene un completo contenido de vitaminas del complejo B. Especialmente la vitamina B1 que genera energía, participando también en el buen funcionamiento del sistema nervioso y la vitamina B2 interviene en la respiración celular de los tejidos. La Maca es una fuente poderosa de nutrientes fundamentales naturales, ya que el conjunto de tantos aminoácidos, vitaminas, y minerales lo constituyen como un multi-vitamínico natural.

A la Maca se le atribuyen varios beneficios en el ámbito de la salud, diversos estudios corroboran que la función sexual se eleva, causando un aumento en la producción de células sexuales (óvulos y espermatozoides). En estudios realizados con varones normales, se ha conseguido aumentar el valor de testosterona (hormona del deseo sexual) luego de 8 días de uso de Maca gelatinizada.

Buenos son los resultados conseguidos en casos de disfunción eréctil leve y el uso de extracto de Maca seca, luego de doce semanas de tratamiento.

Por poseer altos niveles de carbohidratos es ampliamente utilizada para mantener y reponer energía (100 gramos de Maca contienen 51,81 – 76,05 por ciento de carbohidratos).

Se ha determinado que tiene calcio y fósforo, indispensables para el crecimiento y formación de los huesos. Mientras que el contenido que posee esta raíz ayuda a mantener el balance en el organismo, regulando los latidos del corazón y mejorando los mensajes del sistema nervioso a los músculos.

En la Maca se encuentra presente el hierro que se encarga de aumentar los glóbulos rojos, evitando y combatiendo la anemia y también el colesterol alto.

También al consumo de Maca se le atribuye la mejoría de la memoria, la depresión y la ansiedad.

Otros estudios indican resultados satisfactorios en la cura de la hiperplasia benigna de próstata, osteoporosis y síndrome metabólico.

Se ha demostrado que existe diferencia en los beneficios aportados por la Meca de color negro, amarillo y roja. Dando mejores resultados la Meca negra, en cuanto a la producción de células sexuales, memoria y en contra la fatiga.

Mientras que los resultados obtenidos con la Maca roja resulta mejor para revertir la hiperplasia benigna de próstata y la osteoporosis inducida experimentalmente. Por su alta carga en antocianinas es un potente antioxidante protegiendo los tejidos contra los radicales libres.

El consumo de Maca también se relaciona con la reducción de los niveles de glucosa y presión arterial.

La mejor manera para consumir Maca

Las presentaciones con las que se cuenta en el mercado son en polvo, cápsulas, raíz entera seca, gelatina, galletas y barras energéticas.

Siempre se recomienda el comienzo del tratamiento en pequeñas cantidades del producto, ya que es energizante.

Contraindicaciones del consumo de Meca

Dentro de las contraindicaciones está el insomnio, ya que es un estimulante poderoso. Por lo que se debe consumir en la mañana.

Su consumo excesivo puede provocar trastornos digestivos, como diarrea y flatulencias, ya que contiene una gran cantidad de fibra.

No es aconsejable su consumo si se está amamantando o en estado de gravidez, ya que no se conocen los efectos sobre el bebé o el feto.

En caso de padecer hipertensión, se recomienda un consumo moderado de la Meca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *