¿La Ebastina engorda?

La alimentación es uno de los elementos más importantes en relación al nivel de vida que lleve una persona, en relación a su salud. De hecho, el dicho “eres lo que comes” es totalmente acertado, ya que la nutrición puede ser determinante en cómo te desenvuelvas a lo largo de tu vida. La desnutrición no es el único problema o afección que se genera en esta área, los desórdenes alimenticios o malos hábitos alimenticios, también son gran parte de problemas en el desarrollo del cuerpo o causa de obesidad, directamente relacionado además con una vida sedentaria. El objetivo de toda persona debe ser tener una buena nutrición, balanceada, que le aporte todos los nutrientes necesarios al cuerpo.

Siendo así, es importante conocer las propiedades de cada alimento, así como de los fármacos o distintos elementos que ingerimos cada día, para así ver si causan aumento de peso o no para determinar si son adecuados o no para nosotros. Sin embargo, en este caso nos referiremos a la ebastina como un fármaco que se cree engorda y responderemos a la pregunta ¿la ebastina engorda? Acompáñanos a descubrirlo.

¿La ebastina engorda?

¿En qué consiste la Ebastina?

En primer lugar, es importante señalar que esta se define como un antihistamínico, es decir, un fármaco que sirve para reducir o eliminar los efectos de las alergias bloqueando la histamina en dichas reacciones alérgicas. Suele estar indicado para la rinitis alérgica y la urticaria, y viene en distintas presentaciones como tabletas, que van de 10 a 20mg, tabletas de disolución rápida igual de 10 y 20 mg y en jarabe pediátrico. Tiene una efectividad comprobada en el tratamiento de las afecciones señaladas anteriormente. Además, este varía de acuerdo a cada país, por lo cual es recomendable consultar a un médico.

Es un medicamento delicado que no debe ingerirse durante el embarazo a menos que sea estrictamente necesario, así como en niños menores de dos años, e igualmente si se es alérgico al componente como tal.

¿Engorda la Ebastina?

La ebastina como todo fármaco puede presentar efectos secundarios. Entre estos están los más frecuentes como somnolencia, sequedad en la boca, dolor de cabeza, faringitis, cansancio, entre otros. Los poco frecuentes como dolor abdominal, insomnio, nauseas, etc. No obstante, entre estos efectos no se encuentra el aumento de peso, como en otro tipo de fármacos. Sin embargo, está comprobado que algunos fármacos recetados para alergias causan el aumento del apetito y hay que tenerlo en cuenta aunque en la prescripción no lo señale.

Entonces, lo que se establece es que estos fármacos afectan inhibiendo los receptores serotoninergicos que son responsables del apetito y que al verse afectados y no funcionar bien, aumentan dicha sensación y así las personas suelen ingerir una mayor cantidad de alimentos. Es así como usando este tratamiento, es posible que nuestro cuerpo sienta más hambre y se produzca un aumento de peso porque se come más de lo habitual.

No obstante, no es un hecho que este indicado como efecto secundario de lo que es el tratamiento como tal, además que es posible elegir entre los antihistamínicos que existen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *