El aguacate

Desde su textura cremosa o su capacidad para combatir la grasa del vientre, hay muchas razones por las que se ha recomendado el consumo de aguacate o palta.

Ya sea que lo extendamos sobre una tostada, lo cortemos en cubos para complementar una ensalada, lo sirvamos con huevos o lo mezclemos en un batido de frutas, el aguacate es una forma sencilla de aumentar la ingesta de fibra dietética, potasio, ácido fólico y vitaminas C y E.

El aguacate engorda

Sin embargo, surge la pregunta: ¿es posible consumir demasiado de algo bueno? -especialmente cuando se trata de calorías-. Todos sabemos que es muy fácil acabar con un solo aguacate en un tiempo de comida y a pesar de ser un alimento con alto contenido de grasas mono insaturadas, beneficiosas para la salud, la grasa es grasa, incluso aun si es del tipo “bueno“.

¿Engorda el aguacate o es un alimento beneficioso?

Aunque los aguacates pueden ser considerados un alimento con contenido calórico razonablemente alto (aproximadamente 160 calorías por cada 100 gramos), alrededor de dos tercios de las calorías provienen de grasas monoinsaturadas saludables como el ácido oleico.

Las investigaciones han demostrado que las grasas mono insaturadas como la contenida en el aguacate son mucho más susceptibles de ser utilizados como energía de combustión lenta para el cuerpo que la grasa saturada. También son significativamente menos propensos a ser almacenados como grasa corporal.

Como beneficio adicional, las dietas con alto contenido de los ácidos grasos como los que se encuentran en los aguacates han demostrado ayudar en la reducción de los niveles sanguíneos de colesterol LDL (no saludable), al mismo tiempo que aumentar el colesterol bueno HDL.

Los ácidos grasos mono insaturados también ayudan en la absorción de nutrientes solubles en grasa. Las propiedades nutricionales del aguacate por sí son excepcionales, pero cuando se consumen en una ensalada o con otras verduras ricas en antioxidantes, puede aumentar en gran medida la absorción de sus nutrientes.

Cuando se consumen alimentos nutritivos de formar regular como el aguacate existe menos probabilidad de sentirse propensos a tener hambre inmediatamente después de comer. De hecho, con su rico sabor, grasas saludables, bajos carbohidratos y alta contenido de proteínas y fibra, los aguacates son bien conocidos por su capacidad de aumentar la saciedad, brindando una sensación de plenitud después de consumirlos.

El truco es comerlo con moderación para que el recuento diario de calorías no se vaya por las nubes. No hay ninguna comida que pueda provocar un aumento de peso a menos que se consuman más calorías de las que su cuerpo necesita para producir energía.

¿Cuánto aguacate se puede consumir?

Las malas noticias primero: un aguacate entero tiene 227 calorías y 21 gramos de grasa. Es por eso que el tamaño de la porción recomendada es de aproximadamente una quinta parte de una fruta, o 30 gramos. Con esta cantidad, estarán consumiendo alrededor de 50 calorías y 4,6 gramos de grasa.

Cuando se está incluyendo un aguacate entero en su dieta diaria, las calorías no debe ser la única consideración; el consumo total de grasa es igual de importante. La mayoría de los adultos sanos deben obtener el 20 al 35 por ciento de sus calorías provenientes de grasa saludables.

Aguacate

Aguacate y peso

El aguacate es un alimento de alta densidad energética, por lo que el control de porciones es la clave. Como se mencionó antes las grasas del aguacate en realidad pueden ayudar a prevenir el aumento de peso mediante la sensación de satisfacción y su capacidad para frenar el hambre. Los aguacates también pueden ayudar a reducir las calorías cuando se utilizan como sustituto de grasas menos saludables. Poner aguacate en tu sándwich en lugar de mayonesa, por ejemplo, te ahorra más de 5 gramos de grasa y alrededor de 45 calorías.

Prevenir es la clave en la ganancia de peso

Para evitar que la grasa se acumule en el organismo, es importante centrarse en comer tantas calorías como las que queman. El número exacto varía según la persona, pero la mujer promedio entre las edades de 19 a 30 años necesita alrededor de 2.000 calorías por día si se lleva un estilo de vida sedentario, hasta 2.200 calorías si tiene un estilo de vida moderadamente activo y aproximadamente 2.400 calorías por día si se involucra en un estilo de vida activo.

Las mujeres entre 31 a 50 años necesitan aproximadamente 200 calorías menos por día que los más jóvenes. Una libra de grasa es igual a 3.500 calorías – por lo que comer 250 calorías más por día es lo que se necesita hacer para aumentar una libra cada dos semanas.

Si bien es posible obtener demasiadas calorías de un solo alimento, tu dieta en general es lo que determina si estás o no en un estado de equilibrio o desequilibrio de calorías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *